Artesano
Pipo García
Artesano
Pipo García

Biografía

Antonio “Pipo” García representa esa combinación perfecta entre músico y artesano. Su trayectoria le permitió formar parte de las principales orquestas de Salsa en Puerto Rico y de forma paralela suplir tambores de alto nivel para una demanda de percusionistas durante los años 70 y 80. Pipo nació en la calle Corchado #14 en el pueblo de Juncos un 20 de junio de 1954, hijo de Doña Concha y Don Tere.

Desde niño los tambores le llamaron su atención, ya sea por los panderos que Rogelio tocaba en las fiestas de Juncos que incluían la tradición de la mula tutubea o a través de las grabaciones de Celina y Reutilio que se escuchaban en su hogar. Ese interés logró que sus padres le comprar un bongó de tachuelas y otro de llave a los que Pipo le ponía sobre alguna candela para lograr una mejor afinación. Pero en 1963 cuando Doña Concha decidió comprarle un bongó LP en Casa Bigio en Caguas, una marca que acaba de entrar al mercado y que tenían un valor de $100. Lamentablemente se le rompió uno de los cueros el mismo día de la compra, por lo que tuvo que repararlo sin saber que era el comienzo de su interés por la artesanía de tambores.

Ya para el año 68 Pipo había desarrollado una práctica profesional como bongocero. Cerca de esa época visitó a Ismael Ramos (Timbas Ismael) para un bongó con tres tambores. Sin embargo, para Pipo no fue posible costear el valor de $300 que pedía Ismael, por lo que decidió fabricarlo. Así comenzó su trayectoria en la artesanía de tambores. Recuerda que a principio vendía un par de congas en $250, mientras que ya para el 1972 el valor del par era de $400. Para mediados de los 80 recuerda vender el par en aproximadamente $900.

Perfeccionar la fabricación de una tumbadora tomó su tiempo. Recuerda como junto a su hermano Iván fueron descifrando el manejo de la madera, el ángulo y los cortes. Por ejemplos, utilizaban las cortinas de plástico para crear los molder de las duelas y cortarlas con las máquinas. El primer tambor, un quinto de 11.5”, fue a partir de un barril de aceitunas que encontraron en la urbanización y que pulieron creando un torno con un motor de nevera.

La práctica se fue profesionalizando poco a poco, tanto que crearon un letrero con cuatro paneles con un arte que incluía a un gorilla tocando congas y las palabras “Pipo hace congas”, algo que todavía recuerdan algunos vecinos de la casa en la calle 9 J-43 de la urbanización Caguax.

Pipo García, que fabricó tumbadoras, bongós, tambores batá, timbales de madera y panderos de plena, mantuvo una carrera musical como percusionista, primero como bongocero de grupos como Latin Soul, la Puerto Rican Power, la Orquesta de Orlando Pabellón y fundó La Tropical, agrupación que acompañó a cantantes como Junior González y Adalberto Santiago. Luego de una pausa para entrar al ejército en 1978 regresó a San Lorenzo donde montó nuevamente el taller y se integró como conguero a La Selecta de Raphy Leavitt.

Luego en el año 1981 se integró a la Orquesta de Tommy Olivencia, en la que permaneció hasta 1986. Durante esa época compartió tarimas con cantantes de la talla de Frankie Ruiz, Héctor Tricoche y Paquito Guzmán, entre otros. Luego en 1986 pasó a la Orquesta de Willie Rosario donde permaneció hasta 1992 y grabó los discos “A Man of Music” (1987), “ The Salsa Legend” (1988), “Unique” (1989) y “The Roaring Fifties” (1991). A partir del 1992, el Maestro Antonio “Pipo” García se ha mantenido activo en trabajos de ebanistería y sirviendo al Señor desde su ministerio en San Lorenzo.

_____________________________________

Por Javier J. Hernández Acosta

Historia en cada artesanía

Fotografías del artesano y su obra

3 respuestas

  1. Mi Amado Hermano Pipo. Hoy día siervo del Altísimo. Ministro Ordenado junto a su Amada esposa Idónea Evelyn. Dios los Bendiga. Al igual a mi Hermano menor Ivan Enrique.

  2. As a child, I spent a lot of summers at my Uncle’s home. My Uncle, Pipo Garcia, was one of the biggest influences in my love for music. One afternoon, while he was practicing at home, he showed me how to hit the congas in different ways, to bring out different sounds. He showed how to position my hands and hit the conga during different beats. As a young girl I felt so accomplished that I could do that in minutes.
    The first time I heard of Nat King Cole, it was my Uncle Pipo who introduced me to his music. Uncle Pipo had a love for music in general. I think perhaps the listening of different genres of music is what made him such a great percussionist. Thanks to him my love for music across many genres continues to this date, with a biased affinity to percussionist, of course 😉

  3. Mi Amado Hermano Pipo. Hoy día siervo del Altísimos. Ministro Ordenado junto a su Amada esposa Idónea Evelyn. Dios los Bendiga. Al igual a mi Hermano menor Ivan Enrique.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *