Artesano
Joe Santiago
Artesano
Joe Santiago

Biografía

José Enrique Santiago (Joe) nació en 1947 en la zona de East Harlem en la ciudad de Nueva York, mejor conocida por los puertorriqueños como El Barrio. Sus padres son oriundos de Puerto Rico y según recuerda Joe, su vida en la Ciudad ha estado constantemente en movimiento, entre Harlem, South Bronx, Brooklyn y Queens y Long Island. Recuerda la gran diversidad cultural que había en El Barrio, mientras que su primera exposición a la música fue a través de artistas como Fat Domino, Blueberry Hill y otros. Siempre le llamaba la atención el sonido de los tambores en los muñequitos que veía en la televisión.

Comenzó con la percusión en la escuela, hasta que un tío marino le regaló un tambor de la India cuando tenía la edad de 12 años. También recuerda con mucha claridad que su primer disco fue Drums of Passion (1960) del percusionista nigeriano Babatundi Olatunji, sin olvidar que su madre también escuchaba al Combo de Rafael Cortijo junto a Ismael Rivera. Luego de la escuela superior comenzó su carrera profesional dentro de la mecánica de aviación, adquiriendo destrezas que luego utilizaría en la fabricación de instrumentos, entre los que destaca el manejo de la fibra de vidrio. También fue parte de la escuela de música que tuvo Johnny Colón en la calle 140 de Harlem, donde estudio con músicos como Ray Romero.

Luego en la década de los 1980 tuvo su primer instrumento profesional, una tumbadora fabricada en Cherrywood con herrajes negros hecha por el artesano Jay Bereck, fundador de la marca Skin on Skin (SOS). Este fue el primero de 18 instrumentos que ha tenido de Jay Bereck, incluyendo 5 barriles de bomba que todavía posee. Fue el comienzo de una importante relación con Bereck, uno de los artesanos de tambores más influyentes a nivel global.

Todo comenzó con las visitas frecuentes al taller de SOS donde se hacían muchas rumbas y jameos. Cerca de 1984, Jay tenía una tumbadora muy maltratada en la parte superior por los golpes que le daban con un palo. Tanto así que tuvo que cortarla y hacerla más pequeña. Joe logró convencerlo de que se lo vendiera y lo convirtió en su primer barril de bomba. También conoció a Tito Cepeda quien lo ayudó en su desarrollo en el folclor afropuertorriqueño. Joe recuerda que el barril de Tito Cepeda había sido fabricado por Benny Ayala mediante la práctica de ahuecar un tronco.

Justo cuando Jay ya estaba en proceso de mudanza por la venta del edificio donde ubicaba su taller en la avenida Atlantic de Brooklyn, llegó una orden de 25 tumbadoras desde Suecia. Y para completar el reto, su ayudante principal había renunciado. Entonces Joe, quien había insistido en ayudarlo voluntariamente en el taller en otras ocasiones se convirtió en la mejor alternativa. Joe comenzó a ir aproximadamente 3 días a la semana y lograron sacar la orden. Además, Joe recuerda una especie de prueba que le puso Jay cuando le pidió hacer una soldadura. El trabajo resultó ser de tan buena calidad que no pude identificar con precisión el punto de unión, lo que convenció a Bereck de tener a un gran aliado en Joe Santiago.

Así poco a poco Santiago continuó aprendiendo y desarrollando sus destrezas en la fabricación de tambores. Durante sus visitas al taller de Bereck recuerda también que otros artesanos iban a buscar materiales y a aprender con Jay como Papo Rosado y Víctor Vélez, dos puertorriqueños que todavía continúan en la artesanía de tambores.

Joe Santiago comenzó fabricando sus tambores cerca de 2001 utilizando unos barriles de queso Feta que le trajo el músico conocido como Dr. Drum de Brooklyn. Luego consiguió unos barriles con la medida exacta de 24” de alto y 14” de diámetro. Joe destaca la importancia de utilizar barriles con madera de roble y cortados en cuartos por la resistencia de la madera. También destaca que en ocasiones cierra el primo 1” abajo para ampliar la proyección. Cuando utiliza barriles que no son de roble prefiere sellarlos por dentro con fibra de vidrio. Una característica importante de Joe Santiago es que utiliza un diseño donde el cáncamo va directo a la corona del barril de bomba, muy similar al sistema que utilizan los panderos. Destaca que esta estrategia le funciona muy bien para simplificar la alineación entre la corona, el cáncamo y las bases. Recientemente completó el primer prototipo de un barril de metal, buscando nuevas sonoridades, peso y resistencia.

Historia en cada artesanía

Fotografías del artesano y su obra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *